sábado, 22 de junio de 2019

De Hermanita Magdalena:


...Me gustaría que te detuvieras a mirar este pesebre, a la luz de la estrella que guió e iluminó a los Magos y que comprendas sus enseñanzas. Deja no más que sonrían los que todavía no lo comprenden.
 Sobre todo, no les vayas a presentar un aspecto del Pesebre que los desconcertaría. Este Pesebre de Belén tiene algo tan bello y tan grande, porque contiene a Cristo entero, a la vez Dios y hombre, y que a continuación de esta cuna encontramos el Taller de Nazaret, la Pasión, la Cruz y toda la Gloria de la Resurrección y del Cielo.
...Por exceso de amor. Cristo, Hijo de Dios, quiso pasar por el estado de impotencia del niño pequeño, único estado que pone a un ser en manos de otro, en total abandono.
...Contempla el Pesebre y que no te detenga el aspecto pueril de ciertas representaciones. Es la parte humana en la interpretación de las realidades divinas.
Que este Pesebre evoque solamente para ti, a Aquel que es tu Dios y que te llama a seguirlo en este espíritu de infancia y de abandono.
Que con Él tengas hacia Dios la actitud confiada del niño pequeño. Que con Él tengas hacia la Virgen María su Madre, ese tierno abandono y la exigencia del niñito que necesita la mamá cerca de su cuna. ¡Es tan dolorosa la cuna sobre la que no se ha inclinado una mamá!
No seas nunca grande para la Virgen. Déjala que te rodee con su ternura de madre. Pídele que te enseñe los secretos de su amor tan delicado por el Señor. Pídele que te ayude a ser siempre la humilde "servidora del Señor", en su verdadero papel de mujer, que sabe entregarse totalmente, desapareciendo y olvidándose de sí.
A Ella le confié todas las hermanitas de Jesús, porque uno entrega siempre lo que más quiere a la persona más amada, o en quien tiene depositada la mayor confianza.
A Ella, la Mediadora de todas las gracias, te encomiendo también a ti, y te pido que recibas de sus manos al Niñito Jesús, para tenerlo siempre contigo y llevarlo a través del mundo con su mensaje de humilde y confiado abandono, de sencillez y pobreza, de dulzura, paz, alegría y amor... un amor universal, por encima de las divisiones de clases, naciones y razas, para que reine entre los hombres
La Unidad en el Amor del Señor
¿Quieres recibir este mensaje que contiene el núcleo del pensamiento del hermano Carlos de Jesús, la esencia del espíritu de la Fraternidad de las hermanitas de Jesús?
Ésta será la señal de que el Señor te llama para ser su hermanita, siguiendo al hermano Carlos de Jesús...

Charles de Foucauld y el hábito religioso (4)

En el camino a Tamanrasset:
El 22 de julio 1905, Charles de Foucauld se pone en camino a Tamanrasset donde llegará el 11 de agosto.
El 25 de junio, durante una gira en el Adrar des Iforas, Charles de Foucauld se reunió por primera vez Moussa Ag Amastan, Amenokal tuaregs del Hoggar, quien hizo la paz con los franceses en febrero de 1904. Moussa acordó que el Hermanito Carlos de Foucauld se establecieron en el Hoggar, y le aconseja elegir Tamanrasset.
El 21 de julio, Charles de Foucauld terminó su diario que venía escribiendo desde 1901 y al que llamó "Carnet de Benis Abbes."
Este 22 de julio 1905, en la fiesta de Santa María Magdalena, tan querida por él, y al no tener suficiente su papel para hacer un folleto adicional, toma uno de los dos cuadernos que siempre llevaba con él.
Uno, que contiene los evangelios en latín, lo utiliza para registrar cumpleaños, votos, promesas y resoluciones.
El otro, que contiene el Evangelio de Mateo en árabe, ahora servirá en adelante como agenda personal donde anotará los itinerarios de las rutas, las intenciones de las Misas, y a veces observaciones personales o notas espirituales. Lo utilizará durante siete años y medio. Este es el primero de los "Diarios de Tamanrasset."



Allí, el 22 de julio de 1905, un sábado, escribió esta meditación:
"(...) Jesús te ha establecido para siempre en la vida de Nazaret: la vida de las misiones y la soledad son, para ti como para él, las únicas excepciones: practícalas cada vez que su voluntad lo deje claro: tan pronto como ya no sean apropiadas, regresar nuevamente a la vida de Nazaret…”
Desea el establecimiento de los Hermanitos y las Hermanitas del Sagrado Corazón de Jesús que sigan un reglamento como se sigue un directorio sin convertirlo en un deber estricto y sólo en lo que no sea contrario a la vida de Nazaret.
Tener, (...) el objetivo de la vida de Nazaret, en todo y para todos, por su simplicidad y su amplitud, utilizando el reglamento solo como un directorio para ayudarles a que ciertas cosas entren en la vida de Nazaret (por ejemplo, hasta que los Hermanitos y Hermanitas estén debidamente constituidas), sin traje - como Jesús en Nazaret -;
 sin clausura - como Jesús en Nazaret -;
no muy lejos de cualquier lugar habitado, pero cerca de un pueblo - como Jesús en Nazaret -;
no menos de 8 horas de trabajo por día (manual o de otro tipo, pero que sea manual) - como Jesús de Nazaret –
no poseer grandes cantidades de tierra, ni gran casa o grandes gastos o incluso grandes limosnas, sino pobreza extrema en todo - como Jesús de Nazaret ...
- En una palabra: Jesús de Nazaret en absoluto
Sírvete del Reglamento de los Hermanitos y Hermanitas para ayudarte a llevar esta vida como un libro piadoso; resueltamente lejos de todo lo que no está en la imitación perfecta de esta vida (...) "
Charles de Foucauld Utilizará como habito en Tamanrasset una bata blanca, que no es la de los Hermanitos del Sagrado Corazón.

El presente artículo dividido en 4 entregas está inspirado en tres fuentes a las que he recurrido y traducido para compartirlo en este blog, mi agradecimiento a ellos.
Conferencia dada por Padre René Voillaume a las Hermanitas de Jesús en Roma en mayo de 1987.
Le blog lefregate y Laurent Touchagues, en un artículo de febrero de 2012.

Hno. Claudio

Charles de Foucauld y el hábito religioso (3)

Llevar o no llevar el hábito de los hermanitos del Sagrado Corazón:
El 28 de abril 1902, en una carta a su prima María de Bondy, Charles de Foucauld anuncia que acaba de recibir del Obispo Guerin, Prefecto Apostólico del Sahara, el permiso para fundar los Hermanitos del Sagrado Corazón. A continuación, tomó el hábito y se llama "el primer hermanito."
Vestirá este hábito por poco tiempo, sólo unos pocos años en realidad. La razón no es fácil de determinar, y el Padre René Voillaume cree que hay dos.
La primera sería los escrúpulos de Charles de Foucauld para seguir usando el hábito religioso, cuando ningún hermano se le había unido y su regla no estaba aprobada.
Pero cuando dejó Beni Abbés, para ir al Hoggar en 1905, prácticamente se había dado por vencido por un tiempo con la idea de fundar los Hermanitos del Sagrado Corazón, de los cuales Beni Abbés habría la primera fraternidad.
La segunda razón sería el efecto de la persecución oficial en Francia contra las congregaciones religiosas de la época. Debido a su administración militar, el Sahara es un área especial donde no se puede residir sin un permiso especial de las autoridades. Incluso para Charles de Foucauld, esta autorización no había sido tan fácil de conseguir.
Tuvo que hacer valer su pasado, su personalidad y el hecho de que él conocía personalmente a algunos de los oficiales del territorio. Pero cuando hay persecución religiosa contra las congregaciones, la situación se torna muy delicada.
En su correspondencia con Mons. Guerin podemos discernir el clima de la época. Los Padres Blancos esperan ser expulsados. Monseñor Guérin escribió el 30 de agosto 1904:
"Las noticias de Francia están empeorando cada vez más. Podemos esperar todo: los desalojos continúan y el país parece acostumbrarse a ello, como se acostumbra a todo. Y dice que no sabía cuánto tiempo los Padres Blancos permanecerán en Argelia…”
Charles de Foucauld comenzó un período de gran discreción en su correspondencia, que incluso a veces codifica por temor a que sean violadas sus cartas. Es un periodo de desconfianza contra las autoridades. Foucauld aconseja a Louis Massignon, que planean unirse a él, a hacerlo "de incógnito".



Y al mismo tiempo solicita que ya no pongamos "hermano Carlos de Jesús" como la dirección para su correo, sino "Charles de Foucauld". El objetivo es eliminar cualquier signo que pueda sugerir que allí donde está hay un establecimiento religioso. Y el abandono del hábito de los Hermanitos del Sagrado Corazón sería parte de esta estrategia.
      (Continuará)



domingo, 26 de mayo de 2019



Señor mi Dios, 
Tú conoces lo que hay en cada corazón y conoces cada historia. 
Te pido humildemente este día por mi país, tú conoces nuestra gente, nuestras necesidades, nuestras alegrías, temores y sufrimientos, conoces nuestras luchas de cada día y conoces que es lo mejor para cada uno de nosotros. 
Llénanos de tu espíritu, permítenos encontrar la paz, permite que te encontremos y gobiernes el corazón de cada argentino. 
Perdónanos si te hemos ofendido, pero escúchanos Señor, Argentina te necesita. 
Cambia el odio por amor, cambia la ofensa por perdón, cambia la tristeza por alegría, cambia la guerra por paz, cambia el dolor por esperanza; sé tú  Señor nuestro guía, ilumina nuestro camino, ilumina a los argentinos.
En el nombre de Jesús Amén

Esta oración es para pedir por nuestro país, envíala por favor y haz que recorra cada rincón de nuestro País 

Charles de Foucauld y el hábito religioso (2)

De Tierra Santa a Argel, a través de Notre-Dame des Neiges.
A lo largo del año 1899 y gran parte de 1900, Charles de Foucauld fue invadido gradualmente por la idea de fundar una nueva familia monástica, la de los Ermitaños del Sagrado Corazón.
Este proyecto le hizo escribir una carta de 1 de junio 1900:
"Sí, tengo que pedir el hábito de ermitaño, a pesar de mi amor por mi amada blusa, entonces falso que podemos imitar a Jesús, entonces el hábito religioso solo lo usaré bajo el vestido secular…”


Cuando escribió la regla de los Ermitaños del Sagrado Corazón, describió el hábito; será una bata blanca con la insignia del Sagrado Corazón.
Tiene muchas ganas de llevar este hábito porque será la señal de que su fundación es aceptada y de que se le puede llamar "ermitaño del Sagrado Corazón."

Recién ordenado Sacerdote
Escribe varias cartas al Padre Huvelin, 26 de Abril, 16 de Mayo y 1 de junio de 1900, en las que presenta la solicitud con insistencia. Desearía que el Padre Huvelin obtuviera para él un permiso del mismo Papa León XIII. Desearía este permiso para el primer aniversario de la consagración del mundo al Sagrado Corazón en Montmartre, en junio de 1900, por medio del cardenal Richard, arzobispo en París, a quién Carlos de Foucauld llama el "Cardenal del Sagrado Corazón".
Pero hasta que reciba el permiso, él mantiene su blusa azul, y es con este hábito que el 22 de junio, fiesta del Sagrado Corazón, se dirigió al Patriarca Latino de Jerusalén, monseñor Piavi para pedir la aprobación de su regla.  
Se presenta al mismo sin intermediación; este le promete pensar en ello y se le pide que se retire ... Es el final de un primer proyecto.
En agosto decide abandonar Tierra Santa para volver a París para ver de nuevo al abate Huvelin, después de una visita a Roma para realizar un servicio a las Clarisas; finalmente se muda a Nuestra Señora de las Nieves, donde llegó el 29 de septiembre de 1900.

Mons. Guerin
Allí pasa ocho meses preparándose para el sacerdocio, para ello toma el hábito de novicio trapense.

El 9 de junio 1901, el Hermano Carlos de Jesús fue ordenado sacerdote en la capilla del Seminario Mayor de Viviers. Por entonces ya le habita fuertemente el proyecto de establecerse en las fronteras de Marruecos y Argelia.
El 10 de septiembre llegó a Argel y se presenta al Superior de los Padres Blancos, Mons. Guerin, para solicitar permiso para establecerse en su vicariato.

En ese momento, Charles de Foucauld lleva la gandoura de los Padres Blancos, pero sin su insignia que es el rosario alrededor del cuello.
Espera confiadamente que el obispo Guerin le da permiso para fundar los Hermanitos del Sagrado Corazón.
      (Continuará)